sábado, 1 de diciembre de 2007

LA LOGIA



Belén me había contado sobre la LOGIA que desde hace más de veinte años su abuela y su madre habían fundado lejos de la ciudad. Ya los juegos de canasta eran simplemente un pretexto para que estas mujeres se reunieran a hablar de sus penas y frustraciones acompañadas de un gustoso té inglés que Sofía, la hija de Irene traía todos los meses.
Un día de enero, se reunieron en la casa de una de ellas, para jugar, pero Amalia se le olvidaron los naipes y Dora, que religiosamente coenzaba su dieta anual luego de tantas hallacas y perniles de navidad, comentó que había copiado de un tal Dr. Sawaya un tratamiento carísimo pero efectivo para perder peso. De la técnica de Sawaya, pasaron a la acupuntura y Leila que no llegaba con unas cartas del Tarot hizo que esa tarde se tornara distinta. Finalmente comieron una ensalada rusa que Betty preparó, un poco dulce y con guindas verdes y rojas… más… el famoso té… que no faltó. Leila llegó tarde casi sin querer probar bocado. Sacó sus cartas. Ya la LOGIA vino a ser más que una reunión de chismes y juegos de cartas, una agrupación más seria.
Cada mes se reunían… solo los domingos. Fueron dejando los juegos de canastas, el té ya que Margot era la encargada del vino blanco alemán llamado Leche de la Mujer Amada. La lectura del Tarot se había vuelto indispensable. Por esas reuniones pasaron por la mesa del jardín, cualquier cantidad de oráculos que Leila traía desde cualquier parte del mundo tratando de ser lo más snob posible: runas, i-ching, borra de café… el péndulo, la bola de cristal etc. Terminaban ebrias, felices olvidándose de sus desgracias, sus problemas y felices pues la bruja del grupo les había vaticinado amor y fortuna para el futuro.

Cierta noche Mauricio, me escribió desde París contándome una historia para que la publicara en mi nuevo libro. Me hablaba de aquellas casas donde se reunían clandestinamente, cierto grupo de personas a ver películas de sexo y entre ellos mismos se masturbaban. Inspirado en ese concepto- La casa de la paja, como así llamaban a estos sitios- me incitó a que escribiera pero sobre reuniones de mujeres, donde lo que se hacía era hablar “paja” y un poco darle un tono burlesco a esa clase de reuniones frívolas y de ocio que mujeres de alta sociedad. Me pareció una buena idea. Y me acordé de Belén mi amiga de la infancia y de nuestras reuniones en mi casa, en donde bebíamos bull de cerveza y despedazábamos a los hombres, cuando contábamos con apenas con 19 años. Al día siguiente me desconecté del mundo y comencé a escribir.

Pero al día siguiente me encontraba en la pantalla de mi computadora con la página de Word totalmente vacía, así que decidí llamar a Belén.

Sorpresivamente me atendió Aurora la madre de mi amiga. Hablamos por horas y casi se me olvida preguntarle por el paradero de su hija. De una conversación malgastada sobre la política del país pasamos a la decoración de su nuevo apartamento en el este de la ciudad y de allí comenzó un extenso interrogatorio sobre mi vida, los estudios, los novios, los hijos. Luego de muchas críticas de cómo estaba llevando mi vida, que una mujer tan joven como yo estaba malgastando su vida en viajes sin todavía conocer al hombre de mi vida… me invitó a su casa.

Aurora no tenía esposo, así como Dora, ni Margot. De ella me contó que su marido había terminado en la cárcel por robarse un dinero de un Ministerio, y que los dejó casi en banca rota. Leila se negaba a hablar de su ex marido, pero todas sabían que lo había encontrado en su casa haciendo el amor con su jardinero Ernesto, que a su vez había sido amante de ella. Irene era muy feliz en su matrimonio, pero hace dos años a su esposo le dio un ACV y pues debía cuidar al pobre hombre parapléjico o casi vegetal. Pero aun así se divertía a sus 60 años en bares de chicos nudistas y de vez en cuando los invitaba a pasear por cualquier isla paradisíaca… solo muy de vez en cuando o cuando la enfermera se quisiera quedar con él, cobrando en bolívares, pues muchas ya cobraban en dólares.
Sofía prima de Belén, era una mujer conservada y bisexual. Irene la llevó a los mejores colegios de Europa, pero tuvo que volver debido a su patología severa y quedarse en las faldas de mami, ya que no hubo tienda en París, Londres, Barcelona que no fuera víctima de su cleptomanía. La última vez que la vieron fue en el barrio de Nothing Hill, robándose unos libros de cocina tailandesa para su novio chef, que ya loca de amor y con mucho afán de conquistar su pasión le había regalado más de 20 libros- robados-.

Así llegue a la LOGIA.

Mercedes era Psicoanalista, era casi la más nueva del grupo. La llevó Leila por supuesto y sintió una atracción furtiva por Sofía, al tratarla por primera vez delante de todas una tarde y luego comenzaron a salir pero solo tres meses después se lo dijeron todas. En realidad nadie iba por casualidad, todas las mujeres que entraban a formar parte de la LOGIA debían tener un atributo especial y algo que dejarle al grupo. Aurora ponía la casa, Betty cocinaba, Margot no tenía nada que llevar pero su amena compañía y su creatividad para animar la reunión era necesaria. Leila ya sabemos, era la bruja. Pero yo… ¿por qué?

Claro, soy escritora.

La idea surgió de Margot, pues ella decía que debíamos registrar todo y contarle a nuestras siguientes generaciones esos encuentros y dejar algo a futuro ya que todas nos estábamos extinguiendo. Al principio me dio demasiada pereza ir a esas reuniones, era simplemente eso, o al menos para mi, reuniones frívolas, tal cual como en las películas gringas. Mauricio me dio una idea que quizá no quería desarrollar, pero como mi editor al fin, el sabía lo que estaba haciendo y jamás se equivocaba. Decidí irme un domingo lluvioso a casa de Aurora. Belén estaba muy emocionada, me dijo que llevara ropa interior nueva, y que me fuera muy pulcra.

De nuevo quise retroceder mi idea. ¿A quién quería impresionar? Yo soy como soy y en realidad, me molesta aparentar ser algo que no era yo. Bueno lo de la pulcritud obviamente va conmigo, pero ¿ropa interior nueva?... No entendía.

El día lluvioso al parecer atrasó todo e incluso a Leila que siempre se atrasaba por sus complicaciones diarias, llegó aun más tarde. Esta vez traería algo de magia negra o brujería tradicional de no se que… en fin. Esperamos tanto que me quise ir. Belén insistía en que esperara y Betty me sirvió otro plato de Tabule con salsa de Garbanzos -que estaba exquisita- como para distraerme. Al rato entró Leila con un atuendo extrañísimo, como de hechicera, que al parecer se había terminado de ponerse en el carro. Acompañada de Irene con cara de preocupación- Hoy no llegarán con esta lluvia- dijo con voz de decepción- he hecho todo lo posible.
Todas pusieron cara de tristeza, pero de alguna manera, no querían hacerme huir y más si era mi primera vez en la LOGIA… No me molesté en preguntar, “quienes “ no vendrían… seguramente otras nuevas y extrañas mujeres de la alta sociedad, aburridas de su día a día y frustradas como me lo describió mi amigo Mauricio (y que hasta ahora me preguntaba por que me incitó a tal cosa)

Aurora, cansada de la lluvia, las llamó a todas y se colocaron en círculo. Belén me invitó a formar parte de lo que sería el ritual inicial de la LOGIA - Viejas locas- pensé- Miraba a Irene con desidia… ella me pegaba codazos, pero luego me dio risa- Trajiste tu ropa interior?- me susurró- Se escucho un ademán de parte de Mercedes… un “shhhh”, Aurora comenzaría a hablar.

“Hermanas de la LOGIA, hace ya más de veintitrés años, nuestras madres y abuelas hicieron la fiesta de té lo más sagrado y glamoroso de todas las reuniones sociales e íntimas de nuestra vida cotidiana. La tradición sufrió severos cambios ante las dificultades conyugales de la vida de la mujer actual. Y se convirtieron en el escape de muchas mujeres que no deseaban estar en su casa un domingo soportando la resaca de sus maridos llegados de madrugada luego de sus salidas los sábados…
Todas aplaudieron… menos yo que me daba aún más risa lo patético del discurso. Ni siquiera mi madre era como ellas y menos yo. Criada en un hogar de divorciados y una madre feliz, realizada y bella.

"… Nuestras necesidades han ido evolucionando y hemos creído que la vida conyugal no debe ser todo en la vida de una fémina… Y por si fuera poco el daño que nuestras amigas las feministas nos han hecho ha sido grave… muchas de nuestras jóvenes miembros de esta LOGIA, han seguido sus reglas y están cada vez mas solas, debemos guiarlas y recomenzar a educarlas para que sus hijas no sufran los estragos de la soledad. La mujer merece ser feliz… "

Comencé a prestar más atención al asunto, que se ponía medio interesante..

…Por eso hoy, como cada mes le dedicaremos un espacio a nosotras, y en especial el día de hoy que tenemos una nueva amiga en nuestro grupo, ya todos conocieron a nuestra querida Bárbara ( se referían a mi) una mujer también sola, que se ha convertido injustamente en otra mendiga de cariño y que hoy iniciaremos honradamente con el SHOW…
El Show? Definitivamente están locas estas mujeres del demonio- reí para mis adentros-

En ese momento, comenzaron a meditar con los ojos cerrados, Leila procedió a limpiar con sumerio nuestros cuerpos, Mercedes se despegó de Sofía y acompañó a su amiga con un perfume que nos colocó en otras partes del cuerpo como cuello, senos, entre pierna, etc. Pasó Betty con una caja forrada de terciopelo violeta y nos colocó con la ayuda de Belén un pañuelo en los ojos. Todas comenzaron a desnudarse y alguien que no vi quien era colocó una música griega muy movida y muy sensual. Al mismo tiempo otra nos daba una copa de vino y debíamos beber. El vino tenía un sabor aromatizado con canela, clavos de olor y otra especia con un toque de jengibre que picaba un poco al paladar.

Prosiguió Irene:

"La fiesta dionisiaca ha comenzado…"

Mauricio, se va a reír con esto- pensé ya sin ninguna ropa puesta- que tal las tipas estas y yo que ya era parte de esto, no me parecía nada frívolo. El sonido de la puerta se escuchó y un murmullo, algunas risas y suspiros comenzaron a oírse. También unas voces masculinas y un calor pecaminoso que inundaba la sala poco iluminada por el ocaso nublado del domingo. Sentía las energías a mi alrededor, hasta que alguien dijo- Ve con ella- Se estaba acercando uno de ellos. Esperaba la presencia del espécimen o macho cabrío frente a mí, pero me sorprendió por detrás. Sentí un corrientazo en mi entre pierna con el rose de un miembro erecto lleno de calor y unas manos que me acechaban mi cintura. El adonis bajo sus manos y se colocó agachado con su cara en mis glúteos. Las manos jugueteaban en mi entrepierna y todo su alrededor. Obviamente sin mucho esfuerzo, moje sus dedos, con los jugos que salían de mí, calientes y perfumados. El hombre no se resistió y bebió de la fuente, acompañado de mis suspiros intensos. Me vi cantando en un coro de suspiros, cual ninfas en la primavera, cuando el dulce Orfeo tocaba para ellas en honor al Dios Dionisos… La orgía comenzaba… Luego sentí otras manos, unas suaves, femeninas y otras mas ásperas. Mis senos tocados por los dioses, pedían más que labios y mi boca estaba mojada por lenguas infinitas y mordiscos deseosos. La música en in crescendo, provocaba orgasmos… mi entrepierna pedía carne de los hombres, sin distinción… sentí varios miembros competir ante mi virginidad prolongada durante 20 años y fue sólo él quien logró penetrar. El rico dolor, la sangre que corría por el himen roto, me excitaba aún más… de mi bebieron no solo el néctar producto del clímax, sino también mi sangre. Solo mi piel reconocía a ese que me quitó la castidad en aquel domingo… me trató con tal hidalguía que me aprendí su piel. Lo buscaba entre todos, mientras se me perdía entre las piernas extrañas y los senos se señoras y adultas infelices. Sólo lo quería a él…

Ahora sólo pensaba en mi historia y todo lo que de esta experiencia podía sacar… por un momento perdí el conocimiento y sentía que me apartaban del lugar.

Al amanecer, desperté en una habitación, en los brazos de aquel semental que nunca me reveló su rostro. Olí su cuerpo y definitivamente era él. Frente a mi había un espejo que revelaba su rostro… ÉL sabía que yo había despertado… Me tomó el cuerpo y me montó sobre él… Y me dijo: ahora ya tienes la historia querida Bárbara… Sin preguntar hice el amor de nuevo con el hombre que me había llevado sin querer a esa LOGIA, el que había propuesto la historia, el mismo hombre que me había amado por años sin yo saberlo y era el mismo que la tarde del domingo me había hecho suya por primera vez… Si… era Mauricio, ningún otro.

Dedicado a ...
Mi amigo Gabo, por darme la semilla de esta nueva especie en mi literatura
Mi mejor amigo, mi conciencia, Julio Gutierrez por adivinarme siempre y animar el erotismo en mi.
Y definitivamente a Anais Nin... flamenquera, controversial, literaria. Por irse de este mundo el mismo año de mi nacimiento...llenando mi vida de causalidades.
A la siempre venerada Diosa Madre...

1 comentario:

Lex dijo...

Wow... de verdad me dejaste sin palabras con esa dedicatoria. Creo que me das mucho crédito, porque se que la lascivia fluye tan natural como la sangre por tus venas, y yo me limito a hacerte porras. Igual me siento conmovido, así que infinitas gracias.

Creo que el manejo del argumento en tu relato fue absolutamente sensorial, y eso me encantó. El climax enciende llamas muy rojas, y el final me abrió la mente para imaginar toda una historia pasada de una pareja que no sabía que lo era.

Un bello trabajo. Qué bueno que dejaste a Anaís tomarse un café junto a ti y tu compu por un rato. Estoy seguro de que se sintió a gusto, y que volverá.

certificado por
GuiaBlog
juegos flash
Unión de Bloggers Hispanos